Surf  

El surf fue otras de las pasiones que Fernando De Madariaga practicó, formando parte del grupo de jóvenes que en la década de los ’60, incursionaban en las playas de Mar del Plata, en un libro recientemente editado, "Surfeando Argentina", incluso se lo nombra como uno de los porteños que se animaban a surfear en una época en la que las tablas no eran las que vemos hoy, el mismo Fernando se ríe al recordar esas tablas y las anécdotas que recuerda de veranos haciendo dedo y durmiendo de prestado en alguna casa amiga… Para quienes venían de una familia de obreros como él, no era sencillo veranear en "La Feliz", sin embargo para Fernando nunca hubo un imposible y con esfuerzo el sueño se cumplía… y la sensación de ir sobre las olas con aquellas tablas todavía hoy hacen aparecer una sonrisa en su rostro!! Si hasta cumplió años después el sueño de conocer la famosa Waikiki, en Hawai, en los viajes realizados a Japón, donde gano las dos veces que se presentó en los festivales de 1975 y 1979, en los cuales era escala obligada la visita a esas playas soñadas y las grandes olas de Sunset, de donde guarda uno de sus mejores recuerdos.

Si le buscáramos una explicación a semejante pasión por los deportes en general, podríamos citar que nació en Palermo, un centro deportivo por excelencia por aquellos años, podríamos decir que algunos de sus problemas de salud de pequeño hicieron que se abocara al deporte o simplemente podríamos reconocer en Fernando a un deportista nato, que valora toda actividad física que lo haga sentir bien, que sencillamente lo ayudaron a mantenerse bien física y mentalmente, el ingrediente que se suma al hecho de no tener vicios como el cigarrillo y el alcohol, para tener una vida sana y disfrutar de una salud de hierro.

Por último, Fernando recordaría con emoción, "lo mucho que debe agradecer las horas de bicicleta junto a su padre recorriendo la costanera, el circuito KDT o el viejo barrio de Palermo, que le sirvieron para tener aire y piernas para todos los deportes."